¿Cómo escoger el tipo de packaging que tu negocio necesita? Guía Paso a Paso

¿Sabes qué es el packaging o empaquetado? Este elemento, a menudo subestimado, cumple un papel crucial en el mundo de los negocios. Desde la preservación y protección de productos hasta servir como un eficiente instrumento de marketing, el packaging va más allá de la simple envoltura. A lo largo de este artículo, abordaremos aspectos esenciales como qué es el packaging, su importancia, los diferentes tipos que existen, sus características clave, y cómo puedes escoger el más adecuado para tu negocio. Además, exploraremos ejemplos reales que demuestran la relevancia de un buen empaquetado en el mercado actual.

🤔 ¿Qué es packaging?

El packaging, también conocido como empaquetado o envase, es mucho más que un simple contenedor para productos. Es una herramienta integral que abarca desde el diseño y producción hasta la presentación del producto al consumidor final. Además de ser un escudo protector para el contenido que guarda, el packaging tiene el potencial de comunicar la identidad de la marca, sus valores y hasta emociones que puedan despertar el interés de los posibles compradores.

En el ámbito del comercio, este elemento cumple funciones tanto pragmáticas como estéticas, sirviendo no solo como un medio para contener y preservar un artículo, sino también como un poderoso vehículo de marketing.

😯 ¿Para qué sirve el packaging?

El packaging cumple múltiples funciones que van más allá de la mera protección del producto. A continuación, desglosaremos las principales utilidades:

  • Función protectora. Esta es quizás la función más obvia del packaging. Sirve como una barrera entre el producto y los elementos externos que podrían dañarlo, como el aire, la humedad o los golpes durante el transporte.
  • Comunicación. Un empaquetado efectivo es como un embajador silencioso de tu marca. Transmite información crucial sobre el producto y la empresa, desde los ingredientes y la forma de uso hasta la misión y los valores de la marca.
  • Marketing. Cuando bien ejecutado, el packaging puede convertirse en un poderoso instrumento de marketing. Un diseño atractivo y memorable puede llamar la atención de los consumidores y persuadirlos a elegir tu producto sobre los competidores en la estantería.
  • Función logística. El packaging también facilita el almacenamiento, la manipulación y el transporte de los productos. Un diseño eficiente puede ahorrar costos y tiempo en la cadena de suministro.
  • Experiencia del usuario. Un empaquetado bien diseñado puede mejorar significativamente la experiencia del usuario al interactuar con el producto, desde el momento de la apertura hasta el empleo del contenido. Esto puede generar una impresión positiva duradera y fomentar la lealtad a la marca.

😎 Tipos de packaging

Existen numerosas variantes de packaging en el mercado, cada una diseñada para cumplir con objetivos y necesidades específicas. A continuación, te presentamos los tipos más comunes:

Packaging primario

El packaging primario es el envase que está en contacto directo con el producto. Este tipo de empaque no solo sirve para contener el producto, sino que también juega un papel vital en la conservación y en el marketing. En la industria alimentaria, por ejemplo, este empaque puede tener características que ayuden a prolongar la vida útil del alimento, como bolsas al vacío o envases herméticos. Asimismo, el packaging primario se convierte en una tarjeta de presentación, con diseños y logotipos que buscan captar la atención del consumidor en un anaquel lleno de opciones.

Packaging secundario

Este es el empaque que agrupa múltiples unidades del producto para su mejor manejo y venta. En productos como las latas de refrescos, el packaging secundario sería el cartón que agrupa seis o doce latas juntas. Este empaque suele tener información adicional del producto y, en algunos casos, lleva asas o aperturas diseñadas para facilitar su transporte. El diseño aquí también es importante, pero con un enfoque más en la practicidad y menos en la estética.

Packaging terciario

Conocido también como embalaje de transporte, el packaging terciario tiene como objetivo facilitar la logística y distribución. Usualmente involucra el uso de palés, cajas de cartón de mayor tamaño o envolturas de plástico para asegurar que los productos lleguen a su destino en óptimas condiciones. Este tipo de empaquetado raramente es visto por el consumidor final, pero es crucial para minoristas y proveedores.

Packaging sostenible

La sostenibilidad es cada vez más importante en todas las áreas de negocio, y el packaging no es la excepción. Este tipo de empaque utiliza materiales reciclados, reciclables o biodegradables y minimiza los residuos tanto como sea posible. Además de ser amigable con el ambiente, este tipo de packaging también puede ser un atractivo para consumidores conscientes de la sostenibilidad.

Packaging de lujo

Cuando se trata de productos de alta gama, el packaging de lujo es la opción a seguir. Utilizando materiales de alta calidad como vidrio, madera o metales preciosos, este tipo de empaquetado busca brindar una experiencia única e inolvidable al cliente. Las técnicas de impresión también son más sofisticadas, incorporando detalles como grabados o estampados en relieve que añaden un toque de exclusividad.

Packaging personalizado

Este enfoque permite a las marcas crear una experiencia única para el cliente, adaptando cada aspecto del packaging a las necesidades y deseos específicos del consumidor. Se utiliza comúnmente en productos promocionales, regalos corporativos o ediciones limitadas y suele implicar un costo más elevado debido a la personalización.

💫 Características de un buen packaging

Las características de un buen packaging son las que te mencionamos a continuación y debes tener en cuenta para llevar tu negocio al próximo nivel:

Facilita la identificación del producto

Un buen packaging no solo debe ser atractivo, sino también informativo. Debe proporcionar al cliente suficiente información sobre el producto que está adquiriendo. Esto se logra mediante el uso estratégico de colores, tipografía y gráficos que sean coherentes con la marca y con las expectativas del cliente.

Protege el contenido

Una de las principales funciones del empaque es proteger el producto durante su transporte y almacenamiento. Un buen packaging es resistente, impermeable y ofrece un nivel adecuado de seguridad para mantener el producto intacto hasta que llega a manos del consumidor.

Sostenibilidad

Como mencionamos anteriormente, la sostenibilidad es una preocupación creciente para los consumidores y las marcas. Un buen packaging debe ser sostenible, idealmente hecho de materiales reciclados o reciclables, y diseñado de tal manera que minimice los residuos.

Facilita el transporte y almacenamiento

Un empaque bien diseñado debe ser fácil de transportar y almacenar. Esto implica pensar en dimensiones estándar que se adapten a las prácticas logísticas y, al mismo tiempo, optimizar el espacio para reducir los costos de envío y almacenamiento.

Experiencia del usuario

La experiencia del usuario va más allá de la apariencia del empaque. Incluye factores como la facilidad para abrir y cerrar el envase, la posibilidad de volver a sellarlo si es necesario y la funcionalidad general del diseño. A veces, pequeños detalles como un asa ergonómica o una tapa de fácil apertura pueden marcar una gran diferencia en la percepción del cliente.

Innovación

La innovación en el packaging puede ser un fuerte diferenciador en el mercado. Siempre hay espacio para mejorar y encontrar nuevas formas de destacar. Esto podría involucrar soluciones tecnológicas, como códigos QR que enlacen a más información sobre el producto o incluso elementos de realidad aumentada.

Valor agregado

Un buen packaging puede ofrecer un valor adicional al consumidor. Esto podría ser mediante el uso de empaques reutilizables, que el cliente pueda seguir usando una vez que el producto se ha consumido, o incluso mediante el uso de tecnologías inteligentes que mejoren la utilidad o la longevidad del producto.

📝 ¿Cómo escoger el tipo de packaging que tu negocio necesita? Guía Paso a Paso

Elegir el packaging adecuado puede ser una tarea desafiante, pero no te preocupes. En esta guía paso a paso, te daremos los elementos esenciales para que tomes una decisión informada.

Define el público objetivo

Conocer a tu público es el primer paso en cualquier estrategia de negocio y, por supuesto, en la elección del packaging. Realiza estudios de mercado que incluyan encuestas y entrevistas. Si, por ejemplo, tu público es joven y ambientalmente consciente, un empaque ecológico podría ser la mejor opción.

Profundiza en la coherencia de marca

El empaque no es solo un recipiente para tu producto; es una declaración visual y táctil de lo que tu marca representa. Por ello, la coherencia en los colores, fuentes, logos y otros elementos gráficos es crucial. Imagina que tu marca se especializa en productos de lujo y sofisticación. En ese caso, el empaque debe seguir este tono, tal vez optando por un diseño minimalista con toques dorados o metálicos.

Además, piensa en cómo el packaging puede ser parte de la «experiencia unboxing» que muchos consumidores valoran. Podrías añadir elementos interiores, como un mensaje de agradecimiento o una tarjeta con instrucciones exclusivas, para hacer la experiencia más memorable.

Analiza la oferta de la competencia

No existe un vacío en el mercado; probablemente hay competidores que ofrecen productos similares al tuyo. Estudiar su enfoque hacia el packaging te ofrece valiosas pistas sobre lo que funciona y lo que podría mejorarse. Haz un análisis exhaustivo, visitando tiendas físicas o examinando tiendas en línea.

Fíjate no solo en el diseño, sino también en la funcionalidad y en cómo se alinean con los valores de la marca. Por ejemplo, si descubres que varios competidores utilizan plásticos no reciclables y tu mercado objetivo es ecológico, ahí tienes una oportunidad para diferenciarte con un packaging sostenible.

Pondera la funcionalidad con meticulosidad

La utilidad del empaque va mucho más allá de su simple apariencia. Es fundamental considerar las necesidades específicas del producto que estás vendiendo. Por ejemplo, si tu producto es alimenticio y perecedero, necesitarás un empaque que sea hermético y que tal vez incluso tenga propiedades para conservar la frescura.

Si tu producto es frágil y necesita protección adicional, como podría ser el caso de artículos de cerámica o tecnología, el diseño del empaque debe incorporar materiales que amortigüen y protejan. También puedes pensar en la facilidad de uso: ¿es fácil de abrir y volver a cerrar? ¿Tiene un diseño ergonómico que mejora la experiencia del cliente?

Evalúa costos

Los costos de producción y material del packaging deben alinearse con la estrategia de precios del producto. Por ejemplo, si tu producto es de gama alta, un empaque barato podría alejar a posibles clientes.

Consulta con expertos

Siempre es útil obtener un punto de vista profesional. Diseñadores de empaque y proveedores de material pueden ofrecerte perspectivas valiosas y soluciones a problemas que quizás no habías considerado.

Mide el impacto ambiental

Con el aumento de la conciencia ecológica, un packaging sostenible no es solo una opción ética, sino también una ventaja competitiva. Evalúa el ciclo de vida del empaque, desde la producción hasta el desecho, para asegurarte de que sea lo más sostenible posible.

Realiza pruebas de mercado

Antes de hacer una inversión grande, somete tu empaque a pruebas de mercado. Esto podría ser tan simple como ofrecer muestras en un evento o tan complejo como un estudio de mercado a gran escala.

Haz ajustes y lanza

Una vez recopilados los datos y opiniones, es hora de hacer los ajustes necesarios y lanzar tu empaque al mercado. No te olvides de seguir monitoreando las respuestas de los consumidores para futuras iteraciones.

📦 Ejemplos de packaging

Descubre cinco ejemplos de packaging o empaques que no solo cumplen con su función primaria de proteger el producto, sino también son auténticas estrategias comerciales:

Tiffany & Co.

El icónico color azul de Tiffany & Co. es instantáneamente reconocible y forma parte integral de su estrategia de branding. La caja azul con su lazo blanco se ha convertido en símbolo de lujo y exclusividad. El simple acto de desatar ese lazo se convierte en una experiencia inolvidable para el cliente.

Lush Cosmetics

Lush se ha dedicado a hacer envases sostenibles, con materiales biodegradables y reutilizables. Este enfoque no solo respeta el medio ambiente, sino también atrae a un mercado cada vez más consciente del impacto ecológico de sus compras.

Amazon

La caja marrón con la cinta adhesiva con el logo de Amazon se ha convertido en sinónimo de entrega rápida y eficiente. La funcionalidad aquí es clave: fácil de abrir y con diversas medidas de seguridad, el paquete cumple con todas las expectativas del usuario.

LEGO

La forma en que LEGO presenta sus productos en la caja no es solo visualmente atractiva, permite una visión clara del producto y lo que se puede lograr con él. Un diseño que anima a la creatividad incluso antes de abrir el paquete.

Mercado local de productos artesanales

No olvidemos que el packaging puede ser igualmente efectivo en un nivel más local. Imagina una tienda en un mercado local mexicano que vende salsas caseras. El packaging podría incluir frascos de vidrio reciclados, con etiquetas dibujadas a mano y tapas de tela cosidas por la comunidad local. Este tipo de empaque cuenta una historia, contribuye a la comunidad y se alinea perfectamente con los valores de la marca.

Franco Barriga
Franco Barriga
Experto en Marketing desde 2006. Fanático de Android y redes sociales. Manejo herramientas audiovisuales que complementan mi trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas